Historia

alt
 
  En el año 1899 Temuco cuenta con 77 manzanas de una hectáreas cada una, con ocho sitios de 25 por 50 metros, totalizando 616 sitios y según el último censo de la época la población bordeaba los 15.000 habitantes. Nuestra ciudad mostraba en esa época un gran ajetreo comercial.
Corría el mes de febrero y el afán de los agricultores es vender los productos de sus cosechas y adquirir los víveres necesarios para todo el año, antes del inicio de las lluvias.
  Se vive la rutina de cada año. Nadie podría imaginarse que un voraz incendio estallaría en la madrugada del día 9 de ese mes sembrando la desesperación y el terror en muchos hogares cuando grandes llamaradas aparecen en el sector poniente del pueblo, tiñendo de rojo la cálida noche estival. El cuartel de Policía dio la señal de alarma con su campana, anunciando desesperadamente un incendio declarado. Las llamas iluminaban el horizonte de la ciudad y se podía apreciar su intensidad desde mucha distancia. Una gran multitud se congregó a distancias seguras mirando impotentes como nada se podía hacer.
  Una cuadra completa de casas y negocios de la calle del Comercio, la actual Vicuña Mackenna, se redujo a cenizas, causando enormes pérdidas a los vecinos y esforzados comerciantes del sector.
  La ciudad que hasta ese momento había permanecido impávida frente a casos similares, reaccionó por primera vez, aterrados y conmovidos por la tragedia. En ese momento el desarrollo y la industria se encuentran frenados e indefensos. Sus instalaciones y las mercaderías no tienen seguros contra incendios debido que ante las condiciones de inseguridad y el tipo de construcción de la época, ninguna compañía aseguradora se los otorga. De continuar esta situación la comunidad y su desarrollo corren serio peligro.
Las circunstancias exigen una acción inmediata, el alcalde de la época don Pedro Lagos Soto, convocó a una reunión en la sala de sesiones de la Municipalidad con el único objetivo de sentar las bases de la creación de una organización contra incendios para la protección de la comunidad.
  El alcalde Lagos promueve un rápido intercambio de ideas tras lo cual se concluye darle nacimiento a la organización. Es así como el 18 de febrero de 1899 se estableció un directorio provisorio encabezado por Pedro José Pérez como comandante, quien además era Comandante del Regimiento de la ciudad y Osvaldo Bustos como secretario.
  El objetivo de este directorio provisional fue conseguir fondos y desarrollar una estructura que permitiera al Cuerpo de Bomberos desarrollarse y crecer en términos de organización y gestión. Fue así como este directorio convocó a una reunión para el día 22 de julio 1900 en la casa del vecino Edwin Leigh, funcionario de la intendencia, donde tendría lugar la conformación de las primeras compañías del Cuerpo de Bomberos.
  Un selecto grupo de vecinos concurre a la citación formando la Primera Compañía de Bomberos de Temuco bajo el lema “Labor Omnia Vincit” que significa “todo lo vence el trabajo”, con la especialidad de “hachas, ganchos y escaleras”.
El día 23 fue fundada la Segunda Compañía con la especialidad de “salvadores y guardas de la propiedad”, constituyéndose en las compañías fundadoras del Cuerpo de Bomberos. Luego, en agosto de 1900, por acuerdo del Directorio General fue aceptada la solicitud presentada por la Compañía Alemana, fundada el año 1899, incorporándose, al igual que las otras dos compañías, como fundadora asignándosele el número tres.
  La primera oficialidad de la Primera Compañía fue la siguiente:
• Director : Doctor Moisés Alliendes, médico de las colonias.
• Capitán : Don Teofilo Durán.
• Secretario-Ayudante: Don Alfredo Navarrete.
• Tesorero : Don Martín Horosteguy.
• Teniente 1° : Don Eduardo Muñoz.
• Teniente 2° : Don Edwin Leigh.
• Teniente 3° : Don Luis Recart.
• Sargento 1° : Don Juan Bautista Taito.
• Sargento 2° : Don Martín Lataste.
• Sargento 3° : Don Agustín Ruminot.
• Abanderado : Don Roberto Quiroz.
  Es imposible desconocer que el origen de nuestra institución fue modesto y no estuvo alejado de falencias económicas, pero el tesón y el deber autoimpuesto hicieron del legado de nuestros fundadores un valor imperecedero que nos hace recordar a aquellos 28 ciudadanos que llenos de amor al prójimo y motivados por las mismas razones que aun hoy nos llevan a acoger esta excitante tarea sentaron los cimientos de lo que actualmente es la Primera Compañía de Bomberos de Temuco.
NUESTROS COMPAÑEROS CAIDOS EN CUMPLIMIENTO DEL DEBER
  A lo largo de nuestra historia hemos podido comprobar que, efectivamente, el trabajo todo lo vence, por cuanto el esfuerzo y dedicación puestos en la ejecución de nuestra noble misión de salvar vidas y bienes nos ha permitido llegar hasta la actualidad con un norte claro. Durante estos años hemos vivido alegrías y desventuras, como el perder a tres de nuestros compañeros de ideales en el cumplimiento del deber. Sus nombres: GUSTAVO TOLEDO FUENTES, LUIS GUERRERO RODRIGUEZ Y ALFONSO CASTRO RIVAS, están grabados a fuego en nuestros corazones y nos guían e iluminan nuestra senda bajo los principios y valores que legaron nuestros fundadores.  
  Entregar la vida por un ser querido, es algo que todos serían capaces de hacer en un momento en que existiera riesgo de vida para ellos, pero arriesgar e incluso entregar este bien, tan preciado para todo ser humano, por el prójimo, una persona que en ese instante no conocemos, es un acto que pocos están dispuestos a realizar. Sólo quienes llevan en lo profundo del corazón grabados los ideales y principios del bombero voluntario, son capaces de realizar este acto de amor y entrega total, por quien en un momento de tragedia y angustia requiere la mano salvadora del hombre que se impuso voluntariamente; el deber de servir a la comunidad.
alt    alt    alt   
CUARTELES
  Como bomberos, nuestro hogar es el cuartel, lugar donde se organiza y toma vida nuestra actividad hacia la comunidad.
El año 1900 es un hecho concreto que el cuartel que ocupará el Cuerpo de Bomberos será la casa que sirvió para hotel a Juan Salaverry. No tan sólo es cómoda, sino también muy central, por lo que en casos de incendio los voluntarios no deberán correr largas distancias para acudir a tomar los materiales necesarios para conjurar el fuego.
Para el año 1901 el Cuerpo de Bomberos requiere un cuartel que congregue a sus tres compañías, es así que el 29 de julio se plantea formalmente esta imperiosa necesidad, ya que hasta ese momento utilizaban propiedades particulares arrendadas a vecinos de la ciudad. Antes de finalizar el año 1905 se levanta el Acta de colocación de la primera piedra del edificio institucional, donde se cobijarán las tres compañías. A cinco meses de iniciados los trabajos, se podía apreciar un imponente edificio de madera de 3 pisos, el que es inaugurado el domingo 29 de julio de 1906.
  A mediados de 1932 la principal preocupación del Cuerpo de Bomberos es el inicio de los trabajos de construcción de un nuevo Cuartel General. El antiguo será enteramente demolido al encontrarse en muy malas condiciones. Para la construcción del nuevo cuartel se solicitaron subvenciones, venta de materiales provenientes del cuartel demolido y aportes de la comunidad, la rapidez de las gestiones permiten que en octubre de 1934 se inaugure la sala de máquinas con un Ejercicio General. Al año siguiente, el 18 de septiembre de 1935 a las 10 horas comienza un Ejercicio para la inauguración del flamante cuartel ubicado en calle Antonio Varas, que es recibido con orgullo y satisfacción por el superintendente Remberto Fierro.
  alt  
  Es así como hasta enero de 1996 nuestra Compañía y durante años el Cuerpo de Bomberos de Temuco tuvo como hogar el cuartel de calle Varas, fecha desde la cual nuestra compañía funcionó en un cuartel provisorio ubicado en calle Lynch a los pies del cerro Ñielol. Junto a esto y desde el año 1991 se estuvo trabajando en un importante desafío, un proyecto para el futuro cuartel para la compañía. El 27 de noviembre de 1992 el Cuerpo de Bomberos adquiere el inmueble ubicado en Avenida Bernardo O’Higgins número 962, comenzando de esta manera una etapa de evaluación y estudio, a fines de 1995 el proyecto es aprobado por el Honorable Directorio General comenzando las gestiones para obtener los recursos necesarios para la construcción, la que finalmente fue financiada con fondos del Cuerpo de Bomberos y de la Municipalidad de Temuco.
  En la tarde del 19 de febrero de 1999 se efectúa la ceremonia de inauguración con la asistencia del presidente nacional de Bomberos de Chile, Octavio Hinzpeter, autoridades regionales y comunales.
  La Primera ya cuenta con nueva casa, pero continúa nuestro deber de seguir construyendo la historia.  
 alt 
  La madrugada del 27 de febrero de 2010 nos sorprende el segundo terremoto más grande en la historia de Chile, donde pese a que en La Araucanía se registran varias víctimas fatales a causa del cataclismo, nuestro cuartel resiste sin problemas y nuestra compañía se aboca durante varios días a tareas de rescate y apoyo a la comunidad damnificada, mientras algunos de nuestros integrantes conforman la Fuerza de Tarea del Cuerpo de Bomberos de Temuco que acude presurosa a las comunas costeras de la zona central del país, devastadas por el tsunami que vino posterior al terremoto 8.8 Richter y arrebató las vidas de cerca de 800 compatriotas.
  Nuestro cuartel cuenta actualmente en sus instalaciones con una sala de máquinas con dos boxes para nuestras unidades en servicio, quedando las unidades B1 y Q1 en primera línea con salida expedita hacia calle O´Higgins y la unidad M1 en segunda línea ya que las dimensiones del frente del cuartel no nos permite contar con las tres unidades con salida directa. Los años pasan y la Primera sigue creciendo. Al año 2017  la Primera cuenta con más de 80 voluntarios en sus filas y sigue creciendo. Nuestra casa se está haciendo estrecha para las exigencias actuales del servicio, necesitamos imperiosamente contar con una sala de máquinas más grande y poder contar con nuestras tres unidades con salida directa hacia la calle, por este motivo la Compañía se embarca en un ambicioso proyecto de expandir sus instalaciones.
  Luego de varios años de gestiones y de un arduo y constante trabajo de todos nuestros Oficiales y Voluntarios, el Honorable Directorio General aprueba la compra del terreno colindante a nuestro cuartel, financiado en gran parte por el Cuerpo de Bomberos de Temuco y con un valioso aporte del 25% del valor total desde las arcas de nuestra Compañía, demostrando una vez más que el trabajo todo lo vence.  
  A partir de ahora comienza una nueva etapa, la formulación y estudio de proyectos que marquen el camino que tomará esta anhelada y tan necesaria expansión de nuestro cuartel, sabemos que no es fácil, que puede pasar mucho tiempo hasta poder concretarlo, pero seguiremos trabajando para conseguirlo. 
  Generaciones de bomberos han crecido junto a nuestra ciudad, aportando trabajo, experiencia y por sobre todo, valores que hoy intentamos practicar y mantener con el único fin de servir a nuestra comunidad, siempre bajo el alero del legado que nos dejaron los que nos precedieron y preparando el camino a los que vendrán, siempre orgullosos del número que llevamos en nuestros uniformes y en nuestros corazones.