Guardia nocturna se viste de nostalgia y experiencia

El pasado sábado 15 de julio la Guardia Nocturna Director Honorario Juan Gómez Viveros tuvo un tinte especial ya que en esa oportunidad fue compuesta en su totalidad por Bomberos Honorarios. Al mando del Bombero Insigne de Chile Voluntario Honorario Don Bonifacio Riffo Silva un grupo de 9 Bomberos Honorarios fueron los guardianes, prestos a cubrir las emergencias con el mismo ímpetu y poniendo el corazón como lo hicieron en sus años de juventud.

La jornada se inició con un asado de camaradería donde nuestros añosos voluntarios recordaron aquellos tiempos en que a los incendios se iba con blue jeans, cotona de cuero y toalla blanca al cuello… a la memoria volvieron personas que pasaron por nuestras filas, historias cubiertas por el polvo de los años, vivencias de los antiguos cuarteles “Varas” y “Lynch”, anécdotas y vivencias que marcaron a fuego la vida de nuestros bomberos más antiguos.

Las  horas pasaron, la noche fría los mantuvo unidos en nuestra guardia, como en aquellos años, entre fichas de dominó y dados, a la espera de, por el bienestar de la comunidad, sea una noche tranquila y sin novedades.

La helada madrugada de Temuco fue la única testigo de nuestros Bomberos Honorarios formados en el frontis de su cuartel izando nuestro emblema patrio, con el pecho hinchado, con nostalgia en sus espíritus, con ese sentimiento de pertenencia y vigencia que demuestran día a día.

Sin duda que como bomberos nos sentimos orgullosos de nuestros Honorarios, de su constancia, de su invaluable tesón y de su incondicional compromiso. En nuestro libro de guardia quedaron estampadas no solo sus nombres y firmas, sino que quedó para la posteridad el registro de esta notable iniciativa que no nos cabe dudas será replicada en breve.