Himno Primera Cia

Historia del Himno de la Primera Compañía

¿Cuál es el sentido de que una institución tenga un himno?

Es una pregunta que muchas veces nos hemos planteado y escuchamos con atención su letra, ahí está la esencia de su razón de ser. En la Primera Compañía de Bomberos de Temuco, dos hombres que saben de bomberos, se inspiraron para dar forma a nuestro Himno.

Juan Gómez Viveros; Director Honorario del Cuerpo de Bomberos de Temuco y Bombero Insigne de Chile (2007), voluntario de nuestra Compañía, conoció a Bruno Trejos Rojas, gran profesional de la música, egresado de la Universidad de Chile, y que para entonces, ya había compuesto la música para la Tercera Compañía.

Se cuenta que en muchas ocasiones; competencias bomberiles y otros eventos, las canciones que se entonaban eran de la época pero no representaban el ser ni el sentir de la institución. Hacía falta entonces, una letra que rememorara la entrega, el sacrificio y la esperanza diaria de los seres humanos que comparten los mismos ideales, reuniéndolos en un grupo que desea seguir con la tradición de sus antecesores y fundadores.

En la década de los sesenta, a don Bruno, gran amigo de bomberos, se le solicita que componga un himno para la Primera Compañía, accedió gustoso, solo pidió que se le entregara la letra para cumplir con su tarea.

La inquietud es fuerte y emerge firme el espíritu creador de Don Juan Gómez Viveros, los versos fluyen y las estrofas toman forma y sentido, nacen desde el interior del bombero, nacen desde las filas, con naturalidad e inspirado en su propia experiencia bomberil. Don Juan, dice que sus versos eran provisorios, mientras se encontrara un poeta que conjugara los ideales y sentimientos. No fue necesario, las bellas notas de un gran compositor musical y la inspiración innata de un bombero que supo extraer de su interior los sentimientos de los voluntarios primerinos, dieron vida a este símbolo que hoy cantamos con respeto y amor.

HIMNO DE LA PRIMERA COMPAÑÍA DE TEMUCO

Letra:  Juan Gómez Viveros

Música: Bruno Trejos Rojas

Refulge ante las llamas el acero

del casco primerino en su labor;

el hombre se agiganta ante el peligro

y exhibe el heroísmo con su acción.

Las hachas, las escalas presurosas

cual arma de un hidalgo gladiador

cumpliendo van feliz ruda faena

en manos del eximio portador.

Primera Compañía de Bomberos,

presente siempre, noble, vuestro afán

de haber dejado tu deber cumplido,

tu frente de laureles cubrirá.

Mirando con sus ojos de copihue

contempla tu bravura el gran Ñielol,

vibrando con la gesta que ante el fuego

tú libras con empuje y corazón.

Columnas abnegadas, tu destino

trazó tu bello lema con honor,

vencido será siempre el enemigo

luchando con nobleza y con tesón.

Primera Compañía de Bomberos,

presente siempre, noble, vuestro afán

de haber dejado tu deber cumplido, 

tu frente de laureles cubrirá.