Historia de rescate en altura

Corría el año 1986, cuando por primera vez la Primera Compañía de Bomberos de Temuco intentó crear un grupo especializado en rescate en altura, ello debido al explosivo incremento en las construcciones de varios pisos en distintos puntos de la capital regional.

Pese a que fueron invitados voluntarios de distintas compañías temuquenses, la iniciativa no prosperó debido a que no se contaba con los elementos mínimos para desarrollar tan complejas y riesgosas funciones y lamentablemente tampoco con el presupuesto necesario para adquirirlos.

Sin embargo, esta idea permaneció en la mente de los Primerinos y es así como en 1989 se forma definitivamente el anhelado grupo compuesto por integrantes de esta compañía, se comienza con un plan de capacitación y se compran los primeros implementos.

Al ver el trabajo arduo y profesional trabajo en esta materia, donde se obtuvieron los conocimientos y la experiencia necesaria para operar en distancias verticales positivas y negativas –lo que permite desempeñarse tanto en edificios como en quebradas y pozos profundos- el Cuerpo de Bomberos de Temuco, mediante acuerdo del Honorable Directorio General, asignó la especialidad de Rescate y Extinción de Incendios en Alturas a la Primera Compañía.

Esta Compañía cuenta actualmente con diversos equipos para estas acciones y con un carro con escala mecánica (telescópica) que se puede trabajar en ángulos positivos o negativos y con una extensión total de 31,8 metros. Además tiene los conocimientos necesarios para realizar diversos movimientos tales como rapel, tirolesa, ascensos y descensos; todo lo anterior destinado a efectuar rescates de víctimas con la mayor seguridad posible.

Para estar entrenados en esta especialidad se realizan permanentemente ejercicios para interiorizar los conceptos asociados sobre nudos y anclajes necesarios para el manejo de cuerdas.